Probando anal después de mucho tiempo

Imágen obra de: Apollonia Saint Clair

Como dije antes, contar mi experiencia para poder aprender aún más de todo esto y que le sirva a alguien más de ayuda.
Mi pareja y yo tenemos una relación a larga distancia, muy larga distancia, y somos monógamos. Yo voy 3 meses al año como mucho, lo que significa que él y yo tenemos que pasar 8, 9 o hasta 10 meses sin vernos ni tener sexo. Tenemos nuestras ”sesiones” virtualmente, y a eso también le decimos hacer el amor; pero lógicamente no se compara  a tener la experiencia personalmente.
Antes de que me mudase, estábamos en la misma ciudad, y una de nuestras prácticas favoritas era tener sexo anal. Lo hacíamos a menudo, algunos días todo salía mejor que otros, pero al final siempre resultaba ser una buena y placentera experiencia.
Pero luego me mudé, y no nos vimos por 9 meses. Luego de esos 9 meses de no haber tenido absolutamente nada dentro mío, la experiencia de tener sexo anal resultó ser nuevamente una complicación como en mis primeras veces por ahí. Podía dilatar pero tenía esa sensación rara de las primeras veces, mucha fricción a pesar de utilizar mucho lubricante y creo que me adelanté a ingresar su miembro antes de haber dilatado lo suficiente con mis dedos.
Creo que la culpable fue la falta de costumbre durante tanto tiempo, aunque ya me había pasado de estar incluso más de un año sin tener sexo anal y, sin embargo, cuando nos conocimos con mi pareja y tuvimos sexo anal (despues de yo no haber tenido nada dentro de mi ano por más de un año), todo salió perfectamente y como si siempre lo hubiera hecho. Así que es todo un misterio para mí esto, por qué a veces sale todo bien y a veces todo mal.
De todos modos decidí que quería retomar la práctica y estar más preparada para cuando me toque viajar a verlo en poco más de 2 meses.
Cuando regreso a visitarlo a él, también visito mi hogar, la casa donde me crié y familiares y amigos. Así que donde estoy actualmente no es mi ciudad natal. Y en la casa donde me crié siempre, tengo un bidet-matic de esos bidet que se instalan en el inodoro, ese bidet me funciona como una ”ducha anal no invasiva”, con la presión suficiente y mi relajación, puede entrar agua en mi recto y yo expulsarla, todo como si me hiciera un enema pero sin la incomodidad de meterse algo en el ano (en un contexto no-sexual), además de no limpiarme excesivamente e irritarme el ano, me limpiaba perfectamente justo y necesario para sexo anal 100% limpio y yo no tenía que preocuparme por tener demasiada agua estancada dentro mío (problema enorme que tengo con las duchas anales de los sex shops).
Como ahora vivo en Europa y esos dispositivos ni siquiera existen acá, no me queda otra que probar limpiarme con enemas que compro en sex shops. Tengo 3 distintos, y aún no encuentro la perfección en mi ”entrenamiento”. Es mucho más complicado de lo que se cuenta en internet. Con un enema tenés que fijarte de ser muy suave al ingresar el agua hacia tu ano, para que el agua no salga disparada y llegue hacia el cólon (porque eso lo estimulará y por ende el agua nunca saldrá limpia como queremos); tenés que ingresar la punta de la pera anal con cuidado y retirarla con cuidado para no hacer ningún movimiento brusco que puedas lastimarte, tenés que buscar una posición donde te sea cómodo el proceso y además controlar que no entre nada de aire (si llega a entrar mucho aire en tu recto, cancelá la sesión anal porque vas a sentir constantemente ganas de expulsar cualquier cosa que toque tu ano, eso es lo malo de tener gases), es toda una complicación.
En la época donde experimentaba anal por mi misma hasta conseguir disfrutarlo, lograba todo eso utilizando la ayuda de buttplugs, entonces recurrí al mismo método. Me compré buttplugs de distintos materiales y distintos tamaños de diámetro, especialmente de las mejores marcas que conozco de juguetes anales: Pipedream, Doc Johnson, Hustler Toys y Shots Toys.
Tengo de medidas muy pequeñas (3,5 cm de diámetro) y muy grandes (6 cm de diámetro). Por el momento puedo llegar a los 4,5 cm de diámetro, pero pasar a los 5 es todo un reto… al menos con los plugs de silicona y en la cama.
Me hice una ducha anal, demoré bastante, y luego de esto esperé 20 minutos antes de empezar la sesión. Ingresé primero  (con muuucho lubricante) cada buttplug desde la menor medida (el pequeño buttplug de silicona de Pipedream, luego uno mas o menos de la misma medida de Shots Media, luego otro de acrílico de Shots también, hasta llegar a los intermedios de Pipedream, Hustler Toys y Shots Toys), luego llegó el momento de ingresar uno que siempre ha sido un reto para mí, el The Blast Black de la línea Platinum de Doc Johsnon. El Blast tiene diámetro de 4,5 cm pero permítanme dudar de esta medida; tengo otros buttplugs que dicen ser de esa medida de diámetro que entran perfectamente y con este tengo algunos problemas. El problema no es que ingrese, hasta diría que pasa perfectamente, el problema es que cuando quiero meterlo hasta el final por algún motivo se hace díficil, tengo problemas para pasar a la parte del ”cuello” del buttplug, supongo que es internamente el problema porque es el que tiene mayor grosor en todo el cuerpo no solo en la parte del cuello, a diferencia de otros buttplugs que tengo. Pero con esfuerzo y posiciones, relax y lubricación suelo metérmelo hasta el cuello, no es tan fácil la tarea como con otros pero bueno. Pero ocurrió algo, una vez que lo tuve dentro, olvidé que en realidad tengo que jugar con él (hacer movimientos de vaivén, sacarlo y meterlo lentamente varias veces) y simplemente lo dejé dentro mío, luego cuando quise cambiar por uno de 5 cm de diámetro, lo saqué como muy rápidamente y debido a que lo saqué demasiado rápido y brúscamente, me desgarré/fisuré. Suena muy fuerte, y quizá esté utilizando la palabra incorrecta, pero no es tan grave como suena, es algo que cualquiera que haya hecho anal conoce, es como un dolorsito que sentís por un movimiento brusco, y que no debería pasar para poder disfrutar de anal. Entonces supe que era momento de parar y seguir otro día. Además al salir el Blast, salió junto con él bastante agua de adentro mío, es decir TODAVÍA TENÍA AGUA DENTRO MÍO (de cuando me hice las duchas anales), que estaba incomodando mi sesión con mis buttplugs y quitándoles lubricación una vez dentro de mi ano (básicamente el agua lava toda lubricación que tengas), ahora entiendo porqué a veces sentía como irritación interna. La próxima voy a esperar más de una hora y de ahí irme a la ducha a utilizar algunos buttplugs para quitarme todo el agua de dentro mío y de paso dilatar primeramente con alguno de mis buttplugs de vidrio en la ducha. Hay que darle tiempo al cuerpo, pero creo que lo lograré.
Debería también sumar algunos orgasmos para relajar aún más mis músculos. En fin, esto es un proceso y tengo que practicar aún más. Por cierto, si alguien se lo está preguntando; no, no voy a ir al médico por un fisurita muy leve, esas se curan solas en un par de días, ya me pasó muchas otras veces.
Aquí una imágen del buttplug de DJ, The Blast Black (es mucho más gordito en persona de lo que aparenta en la imágen).

theblastblack

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s